Saltar contenido

LA DIVISIÓN SEXUAL DEL TRABAJO

by almanara on abril 7th, 2014

Claves para el análisis de las alianzas entre patriarcado y capitalismo

Por Auxi J. León

Desde la teoría feminista[1] se entiende que a las categorías “sexo” y “género” se les ha concedido una identificación que no responde a la realidad biológica, sino a las necesidades de una estructura social patriarcal, que a su vez ha sustentado un modelo económico, que para mantenerse y reproducirse ha dispuesto los mecanismos de transmisión de la cultura necesarios para que hombres y mujeres desempeñaran tareas diferenciadas.

Esto es lo que se denomina la división sexual del trabajo, bajo la que las mujeres asumen las tareas reproductivas y de cuidado, y los hombres las tareas productivas. Este reparto tan naturalizado de tareas ha conllevado que las mujeres queden relegadas al ámbito de lo doméstico, de lo privado, del hogar, en el que se desempeñan sus tareas; mientras que los hombres han permanecido en la esfera de lo público, ámbito destinado a las tareas productivas y de abastecimiento de la comunidad.

Llegado este punto, la reflexión se centra en el hecho de que a priori este sistema no tendría por qué implicar una subordinación de las mujeres a los hombres, pero sin embargo, históricamente ha devenido una sobrevaloración social de las actividades asociadas a lo masculino (intelectuales, políticas, producción de alimentos, caza y cría de animales, etc.) y una infravaloración de las asociadas a lo femenino (crianza, alimentación, cuidado en personas enfermas o dependientes, vestimenta, etc.).

Por tanto, la perspectiva de género y/o feminista busca crear indicadores para cambiar esta realidad, no profundizar en el devenir de esta situación, ni mucho menos promover la subordinación de los hombres a las mujeres. El objetivo es visibilizar, valorar y reconocer que todos los trabajos, productivos y reproductivos, han sido fundamentales para el desarrollo de la humanidad, y por supuesto, continúan siéndolo.

Asimismo, las estrategias dispuestas para alcanzar estos objetivos pasan por cuestionar la base social sobre la que se sustenta el sistema capitalista actual, que además de devorar vorazmente y sin control el planeta, necesita que las tareas de reproducción social continúen siendo desempeñadas, gratis y por amor, por las mujeres, para funcionar tal y como lo ha venido haciendo hasta ahora. Si este círculo de alianzas invisibles que mantiene el sistema de cuidados se rompiera, no habría mano de obra para alimentar el sistema de producción.

Este texto pertenece al curso ENFOQUE DE GÉNERO EN EL DISEÑO DE PROYECTOS (I)


[1]  Aclarar que el Feminismo además de un movimiento político, es un movimiento académico que ha venido estudiando y conceptualizando en los últimos dos siglos todo lo que hoy en día se denominan “Estudios de Género”.

From → GÉNERO

No comments yet

Leave a Reply

Note: XHTML is allowed. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

Contact Us